Bio

El huevo de fabergé de la nueva escena musical sevillana. Hacen un Dream pop cargado de matices como un aura de alivio en mitad de un momento decadente, un sonido en el que recogen lo más dulce del indie americano de finales de la primera década del nuevo siglo y lo pasan por el filtro más precioso y pastel de instagram. Con una mente puesta fuera de nuestras fronteras y una paridad en el grupo digna de la era feminista a la que nos acercamos, estas cuatro criaturitas se encierran en su local con la mínima luz indispensable para tocar bonito, algo más rápido de lo que puedes escuchar en sus grabaciones. Si pegas la oreja a la cerradura seguramente te llegue el sonido de las nubes pasando tranquilas de un continente a otro, sin dejar que la lluvia moje ni un acorde mientras el sol se pone, naranja, antes de comenzar la fiesta.